baklava - restaurante Shukran

Baklawa: la dulce tentación de Shukran

Hoy sí que sí, los amantes del dulce no pueden dejar de leer este artículo porque os traemos una de las mayores delicias de Oriente Medio: los Baklawa, esos pastelitos elaborados con frutos secos y miel o almíbar que son para morirte de placer. Esperamos pillarte con hambre porque, además, al final del artículo encontrarás la receta para que pruebes en casa a elaborarlos. Aunque siempre puedes acudir a grandes superficies y adquirir los mismos que disfrutarás en nuestros restaurantes Shukran.

Ayer y hoy:

Los Baklawa tienen años y años de tradición. De hecho, se cree que surgieron… ¡en el siglo VII A.C.! Antiguamente, se reservaban para ocasiones especiales y eran un lujo solo accesible para las clases más acomodadas. Hoy, Shukran te los trae para que los disfrutes en cualquier momento.

En nuestros restaurantes, además puedes acompañarlos de un reconstituyente té a la menta, cuyas propiedades digestivas y diuréticas lo hacen muy adecuado para finalizar una comida. En Shukran lo servimos de una forma tradicional, escanciando el té en el vaso para oxigenar el y potenciar su sabor. Y si te apetece, ¡puedes completar este ritual árabe con una de nuestras shishas!

Pero si quieres comértelos en casa, como mencionábamos antes también puedes encontrar nuestros Baklawa en los supermercados de las grandes superficies. Shukran comercializa algunas de sus mejores elaboraciones en formatos perfectos para disfrutar en cualquier momento, o también como una buena opción de regalo.

Receta de baklawa. ¡Hazlos en casa!

Y si te sientes con ánimo repostero, te facilitamos aquí una de las recetas para hacer un tipo sencillo de Baklawa. Ponle mimo a la elaboración y ¡a disfrutar!

Ingredientes:

  • 500 gr de frutos secos (nueces, pistachos o almendras). Puedes hacer pastelitos con un tipo de fruto seco o mezclarlos.
  • Una cuchara sopera de canela
  • Una cucharadita de nuez moscada
  • 200 gr de mantequilla
  • 125 gr de azúcar
  • Limón
  • 50 ml de agua de azahar
  • Un clavo de olor
  • 14 láminas de pasta filo
  • Agua

Elaboración:

  • Primero trituramos todos los frutos secos y, una vez bien picados, los mezclamos con 50 gramos de azúcar y la canela.
  • Dentro de un molde untado con mantequilla (podemos utilizar uno de forma rectangular), extendemos un par de láminas de pasta filo y las untamos con mantequilla derretida. Después, extendemos sobre ellas una capa de la mezcla de frutos secos, canela y azúcar, y volvemos a poner encima otra lámina de pasta y otra capa de frutos secos. Terminamos con dos capas de masa filo y aplastamos para que todo quede prensado.
  • Posteriormente, metemos la preparación en la nevera durante 40 minutos. Una vez fría, cortaremos el pastel en trozos pequeños y cuadrados.
  • Luego los hornearemos durante 8 minutos a 180º, con calor arriba y abajo.
  • Mientras los pastelitos están en el horno, preparamos una mezcla almibarada con el agua de azahar, 75 gramos de azúcar, los clavos, la piel del limón, el zumo de medio limón y el agua.
  • Cuando saquemos los pastelitos del horno, verteremos el almíbar por encima y podemos añadir un puñadito de pistachos machacados.
  • Dejar enfriar a temperatura ambiente.

 

Estamos convencidos de que os van a salir estupendos. ¡Queremos fotos! Si os animáis a hacerlos os invitamos a que los subáis a redes sociales y nos mencionéis. También, por supuesto, si los compráis en supermercados de grandes superficies y queréis mostrar al mundo lo fans que sois de estos pastelitos libaneses. Eso sí… cuidado con ellos porque crean adicción. ¡Pero de la buena… de la que hace disfrutar al paladar!