musaka libanesa

Receta de la Musaka libanesa, un plato nutritivo y sabroso

Después de un largo y caluroso verano, ha llegado el momento de ponerse los abrigos, disfrutar de algo más de tiempo en casa y de degustar platos calentitos que nos reconforten. Por eso, hoy os queremos proponer la receta de una de las especialidades de cocina libanesa que más éxito tiene en Shukran. Se trata de la Musaka, un guiso de puchero sabrosísimo y muy nutritivo, ya que está elaborado a base de verduras y legumbres, dos de los grupos de alimentos más saludables y característicos de la dieta mediterránea.

Así es cómo preparamos la Musaka libanesa en Shukran, utilizando siempre ingredientes de calidad y respetando el tiempo de elaboración necesario. Toma nota y ¡a cocinar!

 

musaka

Ingredientes para 4 raciones:

-1 berenjena grande.

-350 gr de tomate maduro.

-150 gr de cebolla.

-1 pimiento rojo (180 gr aproximadamente)

-1 pimiento verde (100 gr aproximadamente)

-15 gr perejil.

-2 cucharadas soperas de aceite de oliva.

-1 diente de ajo.

-100 gr de garbanzos.

-Sal y pimienta.

 Elaboración:

1.-Ponemos en remojo los garbanzos el día anterior con suficiente agua.

2.-Lavamos los garbanzos y reservamos.

3.-Lavamos la berenjena y los pimientos, cortamos en cubos de unos 3 cm y reservamos. Ponemos una cazuela a fuego alto y añadimos el aceite de oliva.

4.-Cuando el aceite esté caliente, bajamos la intensidad del fuego y añadimos la berenjena y los pimientos.

5.-Mientras se van cocinando, cortamos el ajo y la cebolla en juliana, cuando los tengamos los añadimos a la cazuela y dejamos que todo se cocine bien.

6.-Una vez tengamos todas las verduras cocinadas añadimos el tomate y dejamos cocinar durante unos minutos sin dejar de remover.

7.-Una vez cocinado añadimos los garbanzos y cubrimos con agua. Dejamos cocinando hasta que los garbanzos estén en su punto.

8.-Una vez pasado este tiempo, añadimos el perejil en brunoise y rectificamos de sal y pimienta.

El resultado debe ser un estofado de verduras con garbanzos, muy parecido al pisto manchego pero más caldoso. Para mejorar la experiencia podemos freír unos trozos de pan de pita pequeños que nos aportarán un toque crujiente. Y decoramos con un ramillete de menta fresca.

¡Qué aproveche!